Los síndromes geriátricos

LOS SÍNDROMES GERIÁTRICOS

En el adulto mayor las enfermedades se complican debido a los cambios fisiológicos que conllevan el envejecimiento y a los problemas que se encuentran los médicos para identificar y tratar los problemas.

Por eso es muy importante que la enfermera o las personas que estén al cuidado, se den cuenta de los cambios sutiles que pueda tener el anciano. Como por ejemplo un descenso leve en el apetito o una disminución de la función.

Para conseguir realizar una correcta asistencia sanitaria al paciente anciano, es necesario que el personal sanitario que se encarga de ello, conozca los siguientes aspectos:

Heterogeneidad de la población > 65 años (Tabla de diferencias en la entrada “Introducción a la enfermería geriátrica”)

Peculiaridades de las enfermedades, presentaciones atípicas.

Fragilidad (marcador de vulnerabilidad)

Pluripatología y polifarmacia: Varias enfermedades pueden afectar a distintos órganos o sistemas relacionados o no entre sí. Esto conlleva a un aumento del consumo de fármacos, siendo en muchas ocasiones inevitable, produciendo la latrogenia.

Tendencia a la cronicidad: Origina dependencia con sobrecarga de los cuidadores y eleva el porcentaje de institucionalizaciones.

Pronóstico menos favorable de las enfermedades: debido a un organismo con menor reserva funcional y capacidad de respuesta a estresores externos.

Un anciano enfermo diagnosticado y tratado correctamente responde a los tratamientos mejor de lo esperado.

Dificultades diagnósticas y terapéuticas: es muy importante realizar una correcta valoración geriátrica integral para guiar las medidas diagnósticas y terapéuticas.

Mayor utilización de los recursos sanitarios

Mayor necesidad de rehabilitación debido a las causas de deterioro funcional que se dan en el anciano.

Necesidad frecuente de utilización de recursos sociales. La aparición de la enfermedad en el anciano hace surgir problemas socio-familiares.

Frecuentes problemas éticos: para la toma de decisiones diagnósticas y terapéuticas en la etapa final de la vida.

Los Síndromes Geriátricos se definen como un conjunto de problemas que se presentan en la persona mayor y que la pueden desestabilizar. Son multifactoriales, de curso crónico, tratamiento complejo y disminuyen la autonomía de la persona.

Estos pueden presentarse como:

  • Inmovilidad
  • Inestabilidad y caídas
  • Incontinencia urinaria
  • Estado confusional agudo
  • Infecciones
  • Desnutrición
  • Alteraciones en vista y oído
  • Estreñimiento
  • Depresión
  • Insomnio
  • Latrogenia
  • Inmunodeficiencias
  • Impotencia

Extraído de:   enfermerageriatrica.blogspot.com

Gericare – Llevamos salud al adulto mayor (www.gericare.pe)