Mascotas, saludable compañía en la vejez

Mascotas, saludable compañía en la vejez 
Ayudan a mantener la actividad mental y física durante los “años dorados”.

Cada vez son más los adultos mayores que pasan sus días en compañía de una mascota, pues es un recurso terapéutico que ha sido muy eficaz en todo el mundo para mejorar la calidad de vida de estas personas. Se da una especie de simbiosis en que el afecto y cuidado se ve recompensado por la compañía.

Los beneficios de tener animales a esta edad son múltiples. Ya el solo hecho de tener que cumplir con ciertas rutinas -como preocuparse de las vacunas o alimentarlos- es algo que mantiene a las personas más activas.

De hecho, el sacarlos a pasear reduce el sedentarismo, que se estima que afecta al 98% de los adultos mayores. Un punto clave, pues según la Agencia de Salud Pública de Barcelona, el pasear tres veces al día a la mascota puede significar un consumo de hasta 140 calorías.

También son de ayuda en caso de que la persona sufra de hipoacusia o deterioro auditivo. En tales casos, la mascota puede ser una especie de timbre que le avise a su amo cuando suene el teléfono o si alguien golpea la puerta.

Pero los principales beneficios pasan por lo anímico. “Hay muchos adultos mayores que se sienten solos o que piensan que no le importan a nadie. A ellos les recomiendo tener una mascota, pues el tener la ocupación de cuidarla puede ser un resguardo ante la depresión”, explica el doctor Molina.

Elegir bien

Muchos hijos regalan a sus padres mascotas para que les sirvan de compañía durante la adultez mayor. Pero la selección del animal no debe ser dejada al azar.

Lo primero es evaluar si la persona necesita o no este acompañamiento. Por ejemplo, hay personas que tienen mucha vida social y un animal puede perjudicar eso. Es decir, si las invitan a un viaje, puede que deba rechazarlo por no tener con quién dejarlo.

Un punto relevante es que la mascota se adecue al espacio físico del amo, pues hay mucha gente que ha optado por vivir solo en departamentos. Y si tienen un perro grande no lo van a poder llevar consigo. Además hay que considerar que el impacto emocional de la separación puede ser muy fuerte para el adulto mayor.

Extraído de:   envejecimientoactivo.cl

Gericare – Llevamos salud al adulto mayor (www.gericare.pe)